Xerox Argentina donó una de sus copiadoras más antigua, la copiadora Xerox 660 creada en 1966 al Museo de Informática, Computadoras y Accesorios Tecnológicos (Fundación Museo ICATEC).

En una sencilla ceremonia, Xerox donó la copiadora Xerox 660, éste equipo fue considerado el más pequeño de su época. Pesa 100 kg, y tiene una velocidad de copiar 11 páginas por minuto, se alimenta de diferentes tipos de papeles, incluso transparencias. El valor de esta pieza, de más de 50 años de antigüedad, radica en ser evidencia clara de la rapidez del progreso tecnológico humano. Por su consumo de 11 watts en estado de espera, sus bajo niveles de ruido y emisión de aire y calor, fue considerado un equipo ecológico en su época.

Ezequiel Bardás, Presidente y Gerente General de Xerox Argentina, comentó: “Antiguos equipos como la Xerox 660 comercializada en 1966 que estamos donando al Museo de Informática, no sólo forman parte de los orígenes de la compañía sino que es parte de la historia de la tecnología que compartimos todos”. Y agregó sobre la actualidad de la compañía, “hoy el mundo está girando hacia la transformación digital y desde Xerox estamos acompañando este proceso”.

La compañía, eligió para la donación el Museo de Informática, Computadoras y Accesorios Tecnológicos (Fundación Museo ICATEC). El museo resguarda la memoria de los pioneros que tuvieron una participación activa en los procesos más importantes de la historia de la computación en la Argentina.

“Nos enorgullece poder conservar y preservar parte de este legado para conocimiento de futuras generaciones, mediante la exhibición de este tipo de equipos históricos, se favorece la enseñanza a través de objetos reales y operativos, brindando una oportunidad única al público en general, estudiantes y profesionales”, declaró Carlos Chiodini, Fundador del Museo.