Es presidente y gerente General de Xerox Argentina. Desde abril de 2012, tiene a su cargo las operaciones de la compañía en Argentina. Cursó sus estudios en Marketing en la Universidad Argentina de la Empresa y posee un MBA del Instituto Argentino de la Empresa. Está casado y tiene 3 hijos.

Como número uno de Xerox en la Argentina, a Ezequiel Bardas le toca comandar la transición de una compañía de impresión en una empresas enfocada en los servicios integrales para el mundo corporativo.

–¿Cómo evolucionó el negocio de la compañía en la primera parte del año?
–El arranque del año fue desafiante por el contexto económico. Sin embargo, la empresa ya hace un tiempo que está enfocando sus negocios en el área del servicios, donde estamos con un crecimiento de dos dígitos, apalancado en la oferta de procesamiento de documentos y flujo de información dentro de las empresas.

–¿Qué afectó más al negocio, la devaluación o la inflación?
–La compañía opera en más de 160 países, con lo cual está acostumbrada a desafíos variados. Argentina pertenece, dentro de la corporación, a las economías en desarrollo. Estamos preparados para enfrentar estas situaciones. Acabamos de cumplir 47 años de presencia ininterrumpida en el país y hemos pasado por diferentes entornos y contextos; más que hablar de temas puntuales tenemos que trabajar en el mediano y largo plazo.

¿Qué expectativas tiene para lo que queda del año?
–En la Argentina las empresas se están focalizando en el ahorro de costos. Estamos en un mercado muy dinámico que te obliga a tomar decisiones todo el tiempo, por eso muchas empresas se focalizan en su core y descuidan áreas de back office donde hay procesos que son muy importantes para el negocio pero quedan relegados a una segunda decisión o terminan siendo improductivos. Estamos trabajando en toda el área corporativa en relevar esos procesos y hacerlos más eficientes. Nuestro negocio tiene que ver con mejorar flujos o procesos de documentos. Las empresas necesitan una mayor eficiencia.

–La compañía diversificó sus negocios de la impresión a los servicios, ¿cómo es hoy el mix?
–Tenemos entre 40% y 45% apalancando en servicios y el resto en tecnología. Lo que no implica que uno sea independiente del otro. Entendemos que la tecnología por sí sola no es un valor y el valor diferencial esta en que esas tecnologías sea bien aplicadas.

–¿Es similar en todo el mundo?
En la corporación, a nivel mundial, servicios ya es más grande que tecnología.

–¿Qué tipo de ahorro demandan las empresas?
–Sin duda, las empresas empiezan fuertemente con el tema del papel y la impresión. Ahora básicamente el concepto que se trabaja es paper-less (menos papel). Lo que hacemos es entender que significa reducir la impresión pero sin que sea a costa de la eficiencia en la comunicación. Hay muchos documentos que se imprimen que no son necesarios y que pueden mejorar a través de un flujo digital.

–¿Se está observando un menor uso de papel?
–Cada vez hay más información. Eso hace que, en distintas industrias, muchas veces la generación de impresiones sea mayor que en el pasado. Trabajamos para reducir reducir ese nivel de impresión y procesar eficientemente esa información. El home-office claramente está reduciendo la impresión. Con todos los dispositivos electrónicos que hay en el hogar muchas veces no es necesaria la impresión. En la oficina, están en un intermedio entre más información y reducción de la impresión. Hay un tercer mercado, que es graphic communications donde el volumen de impresión está creciendo fuertemente porque la impresión digital permite hacer impresiones bajo demanda sin generar grandes volúmenes de impresión de un mismo ejemplar.

¿Han tenido problemas para importar?
–No tuvimos grandes dificultades. Lo que vemos es un proceso de demora en la importación, producto del nuevo proceso de reglamentación para poder importar. Desde el año pasado, tenemos un site en Córdoba que provee servicios al resto de la región y del mundo. Con lo cual, exportamos servicios y eso nos ayudó para compensar la balanza comercial. Pero no hemos tenido mayores problemas.